Parada gastronómica obligatoria

Una de salsas

¿Siempre te has preguntado cómo se hacen unas buenas salas para carnes y pescados? Pues aquí tienes la respuesta. 3 salsa perfectas para acompañamiento de todo tipos de cortes de carnes y pescados.

Salsa Holandesa

Una de salsas

Aunque es muy parecida a la mayonesa, difieren en algunos detalles.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

En un recipiente al baño María (dentro de otro recipiente con agua caliente) ponemos las 4 yemas de huevo para batirlas junto con el limón y el vino blanco, hasta que estén montadas.

Una vez que estén montadas, lo sacamos del baño María y añadimos la mantequilla en hilo, sin dejar de batirlo para que se monte como una mahonesa.

Si está muy gruesa, podemos rebajarla con unas gotas de agua templada. Sazonamos a nuestro gusto y lo servimos acompañando, por ejemplo, un pescado.

Salsa Bearnesa

Otra versión de la salsa Holandesa es ésta.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

Hacemos los mismos pasos de la salsa Holandesa, y por último, ponemos a cocer el vinagre con el estragón, la pimienta machacada y la cebolla picada a fuego medio. La idea es que esta mezcla se reduzca hasta que espese.

Una vez que la reducción esté hecha y enfriada, lo colamos y lo mezclamos con la salsa Holandesa. Esta salsa se puede añadir a carnes y pescados por igual.

Salsa Americana

Esta salsa es muy potente y apreciada para los platos de pescado.

INGREDIENTES

ELABORACIÓN

En una olla, se pone a calentar un chorrito de aceite de oliva virgen extra, y se añaden las verduras troceadas con el estragón. Dejamos que suden unos minutos tapado.

Machacamos los mariscos y los añadimos a la olla de las verduras, junto con la cabeza de pescado, para que se rehogue todo. Añadimos el coñac y lo prendemos fuego para que se flambeen.

Después, se le añade el vino blanco para apagar el fuego y el tomate triturado. Agregamos el arroz que aportará el almidón suficiente para dar espesor y ligar la salsa.

Añadimos agua para que todo cueza a fuego lento durante 2 horas. Si vemos que el agua se va evaporando, añadimos más cantidad. Salpimentamos con sal y pimienta y trituramos todo con la túrmix. No importa que no quede todo fino, pues luego lo vamos a pasar por un chino, una o dos veces, las que sean necesarias para que este la salsa fina.