Parada gastronómica obligatoria

Solomillo a la pimienta

El solomillo a la pimienta es un clásico que nunca pasa de moda. El corte del solomillo es lo más tierno y apreciado de la carne, es por eso que apenas necesita acompañarse de una salsa para que brille.

Es importante no pasarse de cocción, ya que acabará como una suela de esparto de lo seco que estará.

Solomillo a la pimienta

Lista de ingredientes para 4 personas:

Procedimiento a seguir:

Antes de todo, hay que saber que hay que tener la carne a temperatura ambiente, por lo menos media hora antes de cocinarlo.

Una vez que está atemperado, salpimentamos por las dos caras y calentamos una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Esperamos a que el aceite esté muy caliente para que la carne se selle en cuanto entre en contacto con el calor, y todos los jugos se queden retenidos.

Posamos los filetes de solomillo y dejamos que se marquen durante uno o dos minutos. Le damos la vuelta para que pase lo mismo con el otro lado.

Sacamos los filetes cuando tengan un bonito color dorado en los dos lados. Para hacer la salsa de pimienta, ponemos la mantequilla en otra sartén a fuego medio. Agregamos la cebolla picada y lo salteamos durante unos minutos, hasta que esté tierna.

Añadimos la mostaza y los granos de pimienta y mezclamos. Vertemos el coñac y un poco de caldo de carne. Lo dejamos reducir a fuego lento hasta que espese, y por último, añadimos las 2 cucharadas de nata y removemos de nuevo.

Probamos la salsa y salpimentamos si es necesario. Pelamos y cortamos las patatas y las freímos en abundante aceite hasta que estén doradas. Las escurrimos y colocamos en un plato con papel de cocina para que tengan el mínimo de aceite.

Para que este plato sea equilibrado, hay que añadirle una ración de verduras. Creemos que las espinacas rehogadas son una verdura que pega muy bien con el solomillo y las patatas fritas.

Para montar el plato, se vierte una cantidad de salsa en el fondo del plato. Encima se ponen los filetes y se acompañan con patatas fritas y las espinacas rehogadas o una ensalada verde.

Así se forma un plato muy equilibrado y verdaderamente delicioso. Si quieres más platos de este tipo, en la web estofadodeternera.info, tienes más ideas para poner en práctica.