Parada gastronómica obligatoria

Tocinillo de cielo

Este postre es muy tradicional en el sur. Es muy similar a un flan, sobre todo en el aspecto, pero los dos postres están hechos con componentes diferentes. Mientras que el flan se hace con huevos, leche o nata (generalmente ambos), el tocinillo de cielo solo lleva yemas de huevo, azúcar y agua.

Aunque sus ingredientes pueden sonar demasiado simples, su combinación se transforma en una crema muy ligera y blanda, mucho más ligera que un flan tradicional, con un tacto increíblemente suave en la boca.

Tocinillo de cielo

El postre tiene su origen en Jerez de la Fronteta, una ciudad especializada en Jerez, y las claras de huevos se utilizaban para aclarar el Jerez. Esto llevó a un exceso de yemas de huevo disponibles para cocinar.

El plato se originó como una manera de usar las yemas de huevo sobrantes, y sigue siendo una manera maravillosa de utilizar las yemas de huevo que sobran.

Para aromatizar el tocinillo de cielo, he usado una rama de canela y una cáscara de limón, pero tu puedes utilizar lo que quieras.

Seguro que este postre está entre unos de los dulces más solicitados en este artículo sobre repostería.

Ingredientes necesarios

Modo de elaboración

En un cazo, mezcla el azúcar con el agua, la rama de canela y la cáscara de limón. Caliéntalo a fuego medio-bajo, revolviéndolo regularmente hasta que empiece a tornarse en un almíbar de color ámbar.

Si es necesario, pasa el almíbar por un colador y deja que enfríe.

Calienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo sin ventilador.

En un recipiente grande, bate las yemas hasta que estén bien espumosas. Mezcla poco a poco el almíbar con las yemas hasta que se combinen bien.

Vierte la mezcla de yema de huevo en varios moldes pequeños, dividiendo el contenido de manera uniforme.

Pon los moldes encima de una bandeja para horno e introdúcelo en el horno. Con cuidado, vierte agua caliente en la bandeja para el horno, asegurándote de que el agua llega a la mitad de los moldes con la mezcla.

Hornéalo durante 40-50 minutos, hasta que se cuaje el tocinillo. Para comprobar que se ha hecho del todo, introduce un cuchillo en el centro de uno de los tocinillos, al salir, debe estar limpio.

Con cuidado, saca los moldes del baño María, y deja que se enfríen a temperatura ambiente. Cúbrelos con papel de film y mételos en el frigorífico durante al menos 2 horas, hasta que estén completamente fríos.

Para servir, desliza un cuchillo alrededor del borde del molde e inviértelo sobre un plato de servir.