Tel:974 221 21 19 Parada gastronómica obligatoria
2 recetas con pescado

Hay que comer pescado de dos a tres días a la semana, lo cual puede resultar difícil, pues se nos acaban las ideas de cómo prepararlo para que no resulte siempre igual. Para darte un poco de inspiración, hoy hemos recreado dos recetas con pescado que resultan infalibles.

Leer más

Tocinillo de cielo

Este postre es muy tradicional en el sur. Es muy similar a un flan, sobre todo en el aspecto, pero los dos postres están hechos con componentes diferentes. Mientras que el flan se hace con huevos, leche o nata (generalmente ambos), el tocinillo de cielo solo lleva yemas de huevo, azúcar y agua.

Aunque sus ingredientes pueden sonar demasiado simples, su combinación se transforma en una crema muy ligera y blanda, mucho más ligera que un flan tradicional, con un tacto increíblemente suave en la boca.

El postre tiene su origen en Jerez de la Fronteta, una ciudad especializada en Jerez, y las claras de huevos se utilizaban para aclarar el Jerez. Esto llevó a un exceso de yemas de huevo disponibles para cocinar.

El plato se originó como una manera de usar las yemas de huevo sobrantes, y sigue siendo una manera maravillosa de utilizar las yemas de huevo que sobran.

Para aromatizar el tocinillo de cielo, he usado una rama de canela y una cáscara de limón, pero tu puedes utilizar lo que quieras.

Seguro que este postre está entre unos de los dulces más solicitados en este artículo sobre repostería.

Ingredientes necesarios

  • 225 gr de azúcar
  • 8 cucharadas de agua
  • 8 yemas de huevo
  • 1 cáscara de limón
  • 1 rama de canela

Modo de elaboración

En un cazo, mezcla el azúcar con el agua, la rama de canela y la cáscara de limón. Caliéntalo a fuego medio-bajo, revolviéndolo regularmente hasta que empiece a tornarse en un almíbar de color ámbar.

Si es necesario, pasa el almíbar por un colador y deja que enfríe.

Calienta el horno a 180º C con calor arriba y abajo sin ventilador.

En un recipiente grande, bate las yemas hasta que estén bien espumosas. Mezcla poco a poco el almíbar con las yemas hasta que se combinen bien.

Vierte la mezcla de yema de huevo en varios moldes pequeños, dividiendo el contenido de manera uniforme.

Pon los moldes encima de una bandeja para horno e introdúcelo en el horno. Con cuidado, vierte agua caliente en la bandeja para el horno, asegurándote de que el agua llega a la mitad de los moldes con la mezcla.

Hornéalo durante 40-50 minutos, hasta que se cuaje el tocinillo. Para comprobar que se ha hecho del todo, introduce un cuchillo en el centro de uno de los tocinillos, al salir, debe estar limpio.

Con cuidado, saca los moldes del baño María, y deja que se enfríen a temperatura ambiente. Cúbrelos con papel de film y mételos en el frigorífico durante al menos 2 horas, hasta que estén completamente fríos.

Para servir, desliza un cuchillo alrededor del borde del molde e inviértelo sobre un plato de servir.

Leer más

Solomillo a la pimienta

El solomillo a la pimienta es un clásico que nunca pasa de moda. El corte del solomillo es lo más tierno y apreciado de la carne, es por eso que apenas necesita acompañarse de una salsa para que brille.

Es importante no pasarse de cocción, ya que acabará como una suela de esparto de lo seco que estará.

Leer más

Cómo cocinar caracoles

Este plato o gusta o no gusta, pero no hay término medio. Muchos lo ven cómo todo un placer gastronómico, mientras que otros no sienten más que asco.

Lo cierto es que su elaboración es bastante laboriosa, pues hay que limpiarlos muy bien antes de cocinarlos. Paciencia y más paciencia es lo que vas a necesitar, además de estos ingredientes.

Leer más

Cómo hacer un flan

El flan. Ese postre tan simple que siempre queda bien. Leche, huevos y azúcar, no precisa más ingredientes para deleitar los paladares más exquisitos. Es tan versátil, que se puede aromatizar con aromas, extractos, cáscaras de frutas o especias para que no sea siempre igual.

El dulce nos vuelve locos, por eso, si quieres caer en la tentación y hacer esta tarta de zanahoria, te dejo la receta para que la pruebes.

Ingredientes para 6 personas:

  • 500 ml de leche entera
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cáscara de limón
  • 4 huevos
  • 150 gr de azúcar + 150 gr azúcar para hacer el caramelo

Procedimiento:

Lo más complicado de esta receta es hacer el caramelo. La dificultad radica en que el caramelo no se queme, pues resultaría una pena.

Para evitar esto, hay que poner el caramelo en un molde apto para el fuego y añadirle unas gotas de agua para que se disuelva antes. La temperatura óptima es la media, pues así el caramelo se hará correctamente.

Una vez que el azúcar se empiece a poner de color dorado (y antes de que empiece a ponerse de color marrón), se reparte por la base y las paredes de la flanera en forma rotatoria, utilizando una manopla de cocina o un trapo para que al agarrarlo, no nos quememos.

Retiramos de inmediato la flanera del fuego y dejamos aparte para que se enfríe.

Durante ese tiempo, preparamos el flan. Calentamos el horno a 190º C con calor por arriba y por abajo y colocamos la rejilla en la mitad inferior.

Mezclamos los huevos con el azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa. Ponemos a calentar la leche con la vainilla y la cáscara de limón para infusionarlo.

Una vez que ha llegado a ebullición, vertemos la leche caliente sobre la mezcla de los huevos, colándolo para que no caiga la cáscara.

Removemos todo sin parar con unas varillas para que se vaya integrando y que no salgan grumos. Si aún así salen grumos, volvemos a pasar la mezcla por un chino.

Vertemos esta mezcla en la flanera con el caramelo en el fondo. Colocamos la flanera dentro de un recipiente grande con agua, de manera que el agua llegue a la mitad de la flanera aproximadamente. Este es un baño María improvisado que introduciremos en el horno durante 20 minutos aproximadamente.

Antes de sacarlo, hay que comprobar si está completamente hecho. Al tocarlo con los dedos en el centro, tiene que temblar, pues es la textura correcta del flan.

Si no tiene esa textura, lo dejamos unos minutos más en el horno y volvemos a comprobar de nuevo. Sacamos el baño María del horno y dejamos que enfríe a temperatura ambiente. Luego lo introducimos en la nevera para que se cuaje por completo.

Antes de servirlo, lo invertimos para que el caramelo quede por encima. El flan puede servirse acompañado de nata montada, nueces, frutos secos, etc.

Leer más

Ensalada de lentejas y huevos fritos

No siempre es fácil encontrar recetas vegetarianas nuevas y originales, y que resulten sabrosas. Por eso, quiero compartir con vosotros esta nueva creación propia, una ensalada de lentejas, con remolacha, cebolla y queso feta. Poe encima está decorado con unos huevos fritos (se puede omitir en el caso de los vegetarianos que no comen huevos.

Aunque la combinación parezca sin pies ni cabeza, basta con probarlo para darte cuenta de que tiene mucho sentido, y que está deliciosa. La clave está en la salsa de mostaza y miel que se añade. Realmente es otra receta de lentejas con verduras con un toque dulce (por el aderezo) y salado (por el queso feta).

INGREDIENTES

Para la ensalada:

  • 3 remolachas grandes, lavadas y cortadas a la mitad longitudinalmente
  • 6 cucharadas aceite de oliva virgen, dividido
  • Sal y pimienta negra molida, según preferencias
  • 1 1/2 taza de lentejas
  • 750 ml de agua
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 taza de queso feta desmenuzado
  • 4 huevos

Para la salsa:

  • 3 cucharadas de mostaza de grano entero
  • 1 cucharada de miel
  • 60 ml de vinagre balsámico
  • Sal y pimienta negra molida, según preferencias
  • 80 ml de aceite de oliva virgen extra
  • un puñado de eneldo fresco

PREPARACIÓN

Se calienta el horno previamente, sin ventilador, con calor por arriba y abajo, a una temperatura de 200 ºC, y se coloca una bandeja para el horno en la mitad.

Se colocan las remolachas partidas por la mitad sobre la bandeja y se le añade 1 cucharada de aceite de oliva y sal y pimienta al gusto. Se introducen hasta que estén tiernas, unos 25 a 30 minutos.

Para preparar la ensalada, se ponen las lentejas y el agua en una olla mediana junto con un pellizco grande de sal. Se tapa la olla y se deja que hiervan a fuego lento durante 30-35 minutos. Lo ideal es dejar que las lentejas queden al dente, que no estén duras, pero tampoco blandas.

Se escurren las lentejas y se dejan reservadas para que enfríen a temperatura ambiente.

Mientras tanto, se calientan 3 cucharadas de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio hasta que esté brillante. Se añade la cebolla picada y se sofríe, revolviendo ocasionalmente, hasta que la cebolla esté de color dorado, unos 15 minutos.

Se trocea la remolacha y se añade a la sartén para que se cocine, revolviendo hasta que ablande, unos 8 minutos más. Se salpimenta al gusto y se retira del fuego.

Cuando la remolacha esté lo suficientemente fría como para manejarla, se pela y corta en dados. Se mezclan las verduras con las lentejas en un bol grande.

Para elaborar la salsa, se mezcla en un bol mediano la mostaza, el vinagre, la miel, la sal y la pimienta negra al gusto. Cuando está mezclado todo, se vierte en un hilo el aceite, mientras que se va batiendo todo hasta que quede homogéneo. Se añade el eneldo y se vuelve a mezclar.

Se vierte la salsa en la ensalada y se mezcla todo para que se reparta uniformemente. Se espolvorea el queso feta desmenuzado sobre la parte superior.

Solo queda freír los huevos. Se calientan 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y se rompe el huevo encima para que se cocine hasta que las yemas de huevo se vuelvan opacas, unos 4 minutos.

Utilizando una espátula fina, se transfieren los huevos encima de la ensalada y se sirve de inmediato.

Leer más

Gratinado de coliflor

La coliflor es una verdura muy necesaria en nuestra dieta, pero a veces resulta muy aburrida y sosa. No tendremos ese problema si lo combinamos con una salsa muy sabrosa e ingredientes de calidad, como es el caso de almejas y gambas.

Leer más

Mi ensaladilla rusa

La ensaladilla rusa es uno de los platos más socorridos que pueden hacerse con patatas y que gusta todo el mundo, especialmente durante la temporada de verano dado que es un plato que se come frío. Es un plato perfecto para llevar, por ejemplo, a una barbacoa. Por eso, si aún no tienes la tuya, en la página Todo Barbacoa tienes varias opciones muy interesantes.

Es una elaboración que tiene un gran aporte calórico, por lo que hay que ser comedidos cuando la comamos dado que la mayonesa es lo que hace que tenga tantas calorías.

Leer más

Receta de fajitas mexicanas

Hacer un plato de cocina internacional es una estupenda opción para disfrutar de sabores a los que no estamos acostumbrados o incluso a preparar determinados alimentos de una forma completamente diferente.

Para que podáis disfrutar de una de las elaboraciones gastronómicas más deliciosas de la cocina de México queremos compartir con vosotros la receta de fajitas mexicanas.

Leer más

  1. Anterior
  2. 1
  3. 2