Parada gastronómica obligatoria

Cómo cocinar caracoles

Este plato o gusta o no gusta, pero no hay término medio. Muchos lo ven cómo todo un placer gastronómico, mientras que otros no sienten más que asco.

Lo cierto es que su elaboración es bastante laboriosa, pues hay que limpiarlos muy bien antes de cocinarlos. Paciencia y más paciencia es lo que vas a necesitar, además de estos ingredientes.

Cómo cocinar caracoles

Ingredientes

Para 4 personas

Para la salsa:

Preparación

Una vez que tenemos los caracoles, hay que lavarlos a conciencia. Para ello, abrimos la entrada a la concha con un palillo de dientes o similar y los enjuagamos con agua.

Vamos poniendo los caracoles en un recipiente sumergidos en agua con sal y vinagre para que suelten toda la porqueria durante unos 20 minutos.

Volvemos a la lavar bajo el grifo los caracoles, de uno en uno, y volvemos a sumergirlos en agua con sal y vinagre. Esto lo haremos varias veces, para asegurarnos de que estén completamente limpios.

Una vez limpios, los ponemos en una cazuela con agua fría y ponemos el fuego a media temperatura para que salgan de sus conchas. Una vez que llegue a hervir, lo dejamos que se cueza durante 15 minutos más para matarlos.

Escurrimos los caracoles y los aclaramos con agua fría. Ahora llega la tarea más tediosa, pues hay que sacar los caracoles de sus conchas de uno en uno, podemos hacerlo con un palillo de dientes.

Volvemos a introducirlos en las conchas con unos taquitos de jamón, tantos como nos quepan, y los volvemos a poner en una olla cubiertos de agua y con todas las verduras enteras. Al agua añadimos el hueso de jamón y la guindilla también. Vertemos el vino blanco, sazonamos y lo ponemos a hervir durante 1 hora.

Mientras tanto, podemos hacer la salsa. Sofreímos la cebolla picada con el aceite caliente hasta que esté ablandada. Agregamos los taquitos de jamón, la carne de los pimientos choriceros y la carne de los tomates, removemos todo y dejamos que cueza.

Ahora hacemos un majado con el diente de ajo, el pan frito, el perejil y un poco de vino blanco, hasta obtener una pasta, que es la que añadiremos a la salsa. Removemos todo y adicionamos los caracoles una vez escurridos.

Que cueza todo junto 20 minutos más y ya se puede servir.

Notas

Si no quieres liarte tanto, puede dejar la carne de los caracoles dentro en vez de rellenarlos de uno en uno.